Artículo nº2. "Casa Lucy". La Punta de La Mona, La Herradura, Almuñécar. 2010-2012. Ricardo Higueras, arquitecto

 

 

Texto de la memoria descriptiva: Ascensión García Ovies, arquitecta. (achefeliz)
Fotografías Obra Terminada: Ascensión García Ovies, arquitecta.  (achefeliz)

 

 
ARQUITECTO:

 

Ricardo Higueras de Cárdenas, arquitecto.
http://ricardohiguerascardenas.jimdo.com/ 
NOMBRE DEL PROYECTO:

 

Casa Lucy en La Punta de La Mona, La Herradura (Granada)

 

 

 

 

 

DESCRIPCIÓN DEL PROYECTO:

 

 

Después de conocer a Ricardo Higueras de Cárdenas en un encuentro de sincronicidad en Torres Blancas en Madrid, comencé a vislumbrar lo que realmente escondía la personalidad creativa de este joven arquitecto conectado profundamente a la escucha de La Tierra como ser vivo en fuerte evolución que se ofrece generosamente como Hábitat para el Hombre.

 

 

En la amistad que comenzaba fui invitada a alguna visita de obra de la Casa Lucy, cuando la obra estaba ya muy avanzada.

 

 

Cuando el arquitecto conoció al cliente, ambos visitaron varias parcelas en La Punta de La Mona, y es en la que se construyó la que eligió Ricardo Higueras de Cárdenas. La parcela que el arquitecto eligió para la construcción de la casa del cliente posee una posición muy singular en La Punta de La Mona, sus vistas se elevan sobre el Mar y Marina del Este, el Peñón de La Punta se observa a su izquierda y una fuerte pendiente cubierta de vegetación autóctona y pinos muy altos dan frescor y vida a la parcela. Además la parcela es descanso para las gaviotas que anidan en La Punta de La Mona. A la derecha y frente al mar, encontramos en la parcela una pequeña Atalaya-Mirador ya existente que se conserva y sigue dando la función de Mirador, desde ella se pueden ver y hasta “tocar” las gaviotas de La Punta de La Mona.  (Ver fig01_ Vistas de La Punta de La Mona desde la atalaya mirador existente a la derecha de la parcela).
La propiedad encargará una vivienda de unos 104m2 útiles interiores y una casa de invitados de 40m2 útiles interiores. Las terrazas exteriores  y el puente colgante que une las dos edificaciones serán las conexiones entre los dos cuerpos edificados y la naturaleza del entorno.

 

 

La vivienda hace el gesto de una Gaviota, dispuesta y preparada para “echar a volar” desde la copa de los pinos hacia el horizonte del mar.

 

La vegetación se respeta y la vivienda busca su hueco entre la naturaleza.

 

La vivienda se eleva entre la copa de los árboles ya existentes en la parcela-precipicio, y debajo de ella, en la sombra de ese vuelo, se forman las terrazas exteriores para el descanso entre la vegetación autóctona del lugar.

 

 

La cubierta es el elemento gestual de ese “echar a volar”. Desde ella se amplifican las vistas como si de un Gran Mirador se tratase. La sensación es la de encontrarse entre las alas de una gaviota que empieza a volar. Estamos en la copa de los árboles. Ahora las gaviotas ya no saben si posarse en las rocas, en la copa de los árboles o en la cubierta de la casa perfectamente mimetizada entre ellos.

 

 

Esta vivienda responde al “ensueño” de una casa hecha realidad.

 

 

La casa entra en contacto directo con la naturaleza y el entorno llegando a formar parte de ella desde el respeto, la conexión-mimética y el crecimiento o envejecimiento con ella al unísono.

 

 

A la parcela se accede desde su cota de nivel más alta en lla Urbanización La Punta de La Mona, en La Herradura. En el acceso no divisamos la vivienda y su casa de invitados. La iremos descubriendo a medida que nos vamos introduciendo en la parcela. Una sencilla entrada nos invita a bajar dos tramos de escaleras “en L” dejando a nivel de calle el aparcamiento exterior (Ver fig02_Escalera de acceso y aparcamiento exterior a nivel de la calle de acceso.

 

 

Tras las escaleras llegamos a una zona de reposo con 2 bancos corridos “en L” (terminados en mortero impermeable blanco con trozos de azulejo blanco y verde) en torno a una fuente que te invita a guardar silencio para escuchar el chorro del agua, más allá los pinos y más allá las gaviotas y las olas del mar. (Ver fig03_ Fuente de Acceso).

 

 

La escucha de la naturaleza nos lleva a ir adentrándonos en la parcela dejando atrás la pequeña fuente y descendemos unos 7 metros por un sendero natural bajando por unas escaleras realizadas con unos tablones de madera acodalados en la tierra. (Ver fig04_ Camino de bajada hasta llegar al nivel de entrada a la vivienda o Casa K).

 

Así llegamos al nivel de entrada de la Casa Lucy. Es un acceso de grava blanca y chumberas en grandes macetas horizontales. Desde el acceso vemos una sola altura de la vivienda con un cuerpo central que se adelanta invitándonos a entrar. Desde el acceso de grava blanca podemos seguir su sendero a la derecha hacia la casa de invitados o su sendero a la izquierda para llegar a una escalinata de piedra que desciende hacia la pequeña piscina de formas curvas que nace del accidentado terreno. (Ver fig05_Puerta de Entrada a la Casa K). (Ver fig06_Cuerpo de una sola altura en el acceso a la Casa K).
En el recorrido de la casa y de los jardines en el accidentado terreno de fuerte pendiente natural todos los puntos serán focos de atracción en los que querer pararse y estar. Infinidad de rincones agradables en contacto directo con el paisaje y la naturaleza son descubiertos en el recorrido de la parcela. Al recorrer el interior y el exterior de la Casa K nos invade una sensación constante de “sorpresa” al adentrarnos en una parcela-precipicio sobre el mar con el gesto de “echar a volar”.

 

La casa Lucy se apoya en el terreno en una cimentación que llega a la roca y desede ella se articulan los pilares-trípode metálicos como las patas de un enorme insecto. Las cargas que llegan a la cimentación son bajas al tratarse de una construcción de estructura de madera. (Ver fig08_Vista de la Casa K desde la pequeña piscina). El terreno se respeta y mantiene sus curvas de nivel siendo la cimentación una actuación completamente respetuosa, la justa y necesaria, además de prever cargas ligeras de una estructura de madera.

 

Al entrar en la Casa Lucy, por su cota más alta, nos acoge un amplio recibidor en su cuerpo central desde el que podemos echar una mirada global sobre todas las estancias de la vivienda. En el cuerpo central y desde el recibidor parte una escalera de dos tramos de 1.40m nos lleva a la cocina, en su primer tramo y al Salón-Estar en su segundo tramo. El cuerpo central desciende a la vez que se despega del terreno dejando una sombra fresca en su vuelo, conformando las terrazas exteriores entre el bosque de pilares–trípode metálicos y la vegetación del lugar. (Ver fig07_Vista en las terrazas exteriores debajo del vuelo del cuerpo central).

 

Desde el recibidor accedemos a los cuerpos laterales girados levemente del cuerpo central. Este giro permite introducir la luz tangencialmente e independizar los 3 cuerpos (el central de los 2 laterales) focalizando sus vistas y conexión con el paisaje. Así los cuerpos laterales, que alojan respectivos dormitorios y 2 baños, mantienen la cota de entrada y toman la altura de la copa de los árboles de la parcela de una acusada pendiente sobre el mar.

 

La cocina es el corazón de la casa. Accedemos a ella desde el descansillo de la escalera lineal de dos tramos de 1,40m-1,40m de bajada. Desde ella estamos en la altura media de la casa, es la terraza intermedia entre la terraza superior de acceso-vestíbulo y a terraza-inferior del Estar-Salón. En el Salón-Estar una terraza exterior de madera nos adentra en el paisaje y el horizonte del mar. La sensación es estar “en un salto” sobre el paisaje. La estructura de la terraza de madera perimetral es un mirador natural del entorno. El paisaje entra en la casa y ahí, el hombre en su casa forma parte del paisaje y del horizonte sobre la copa de los árboles.  (Ver fig09_Las Terraza del Salón-Estar entra en el paisaje, estamos “en un salto” sobre la copa de los árboles).

 

 

La escala de la vivienda es la justa y adecuada para el hombre, humanizando así las actividades del hogar. Los m2 responden a los necesarios por el propietario.

 

 

Desde los dormitorios se accede a la terraza-cubierta-mirador (ejecutada como una fachada ventilada horizontal) sobre el volumen del Salón-Estar. Desde la cubierta ventilada y transitable (placas cerámicas de gres extruido de dos colores inspirados en los colores del mar) diferenciamos el cuerpo central y los laterales de la vivienda. El cuerpo central se modela al exterior en un “gran tobogán”. (Ver fig10, fig11, fig12 y fig13, puntos de vista de la cubierta-tobogán).

 

Los cuerpos laterales se despegan del central a la vez que todos se adaptan a la forma de los árboles o pinos vecinos. Así la fachada de acceso a la vivienda se recorta para adaptarse a la curvatura de los árboles. (Ver fig14_ Cubierta recortada en la fachada de acceso respetando la curvatura de los árboles).

 

La barandilla de la cubierta es de acero inoxidable recordando a la barandilla de un barco. Su geometría es en ángulo agudo sobre la terraza-cubierta-mirador.

 

 

Alrededor de la casa principal se va dibujando y modelando el jardín como un “laberinto natural” para explorar y escalar rodeándolo y disfrutando de sus recursos naturales. Los senderos del jardín son la huella de los senderos abiertos en la ejecución de la obra. Durante la ejecución de obra se respetó la vegetación autóctona de la parcela que luego se potenció su cuidado en el desarrollo del proyecto de jardinería. (Ver fig15_ Jardinería de la Casa K respetando la vegetación existente y autóctona del lugar).

Dibujos a mano alzada de su arquitecto: Richi Higueras)
 

 

Las grandes terrazas de estructura de madera también forman parte de la prolongación del jardín integrándose en la parcela y despegándose de la pendiente del terreno natural cogiendo la cota horizontal. Las terrazas altas en el nivel del Salón-Estar o de la Casa de Invitados se apoyan sobre esas patas-trípode metálicas como las patas de un enorme insecto.

 

 

Durante el desarrollo de la ejecución en obra de la parcela se encargó el Pabellón de la Casa de Invitados. La geometría circular de la Casa de Invitados entra en diálogo con la geometría contrapuesta de trazas lineales de la Casa K o principal. (Ver fig17_ Casa de Invitados en diálogo con la Casa Lucy).

 

 

El diálogo entre los dos proyectos es muy interesante y ambos se conectan espacialmente “por un puente colgante”. El puente se cuelga desde el canto del forjado de la Casa de Invitados y del canto de la viga de madera de la terraza de la Casa K. (Ver fig16_ Puente colgante entre la Casa de Invitados y Casa Lucy).

 


 

La geometría de la Casa de Invitados son dos círculos en intersección, símbolo de la amistad. Los óculos de luz en su centro acentúan la fuerza del círculo. Al sentir el interior de la Casa de Invitados el visitante está en armonía y conecta con el entorno desde cualquier visual radial. El punto de intersección de los dos círculos es la articulación entre los dos espacios o estancias. (Ver fig18_Vista de la Casa de Invitados desde la cubierta ventilada de la Casa Lucy).

 

Se busca la entrada a la Casa de Invitados por unas escaleras horadadas en las rocas del terreno. El primer círculo desarrolla la función de pequeño vestíbulo de entrada sobre una tarima de 2 escalones, a la derecha el baño y una pequeña cocina y a su izquierda un comedor con mobiliario de carpintería de madera que a la vez puede ser una cama al bajar la mesa y colocar los cojines de los bancos corridos y paralelos como colchón. El siguiente círculo es el mirador-dormitorio en un despiece de 12 partes en el ritmo de los pilares y las carpinterías. Las sombras de los pilares en el interior crea un reloj natural de sol.

 

 

Este círculo es el que geométricamente adquiere mucha fuerza en la estructura de madera del primer forjado apoyado en un trozo de su perímetro en un muro de contención y el otro en apoyos puntuales de pilares-trípode metálicos. La geometría del forjado de madera después de observarla y ya construido responde a la proyección en planta del icosaedro regular (poliedro de 20 caras de triángulos equiláteros) que es uno de los sólidos platónicos. (Ver fig19_Forjado de madera circular de la Casa de Invitados en Obra).

 

 

El icosaedro regular responde al elemento AGUA en los estudios de geometría sagrada, y esta idea se refuerza con la previsión de una cubierta de grava blanca en el fondo de un pequeño estanque de agua entre dos islotes que son los óculos centrales o lucernarios para la entrada de luz en el centro de los dos círculos que componen la Casa de Invitados.

 

 

Además, debajo de su forjado de madera un espacio-cueva entre pilares-trípode resurge muy atractivo para refugiarse de los vientos fuertes de la costa a la vez que se escucha y se vislumbra el mar. La geometría de su forjado de madera se siente fuertemente a la vez que sana al que lo habita. La Casa de Invitados responde así, perfectamente a su función: “dar cobijo a los amigos”. (Ver fig20_Casa de Invitados en obra terminada y construcción).

 

La estructura de madera se resuelve con “detalles constructivos muy singulares e innovadores” a estudiar y publicar. Todos son diferentes y se adaptan a la geometría de los diferentes nudos. (Ver fig25_Casa Lucy en obra: estructura de madera y algunas placas metálicas singulares para los nudos vigas de madera-pilares metálicos).

 

 

El ambiente de obra que observe era la de un sorprendente taller, donde todos los oficios resolvían la ejecución de manera innovadora y muy artesana, suponiendo para los mismos oficiales-artesanos auténticos retos en la ejecución de los materiales puestos en obra. El equipo de obra trabajaba en armonía y los diferentes oficios se ayudaban unos a otros. Esta relación de trabajo era coordinada por su arquitecto Ricardo Higueras de Cárdenas que conseguía la unidad y el mejor provecho de cada oficio. El resultado innovador de la casa y su sobresaliente ejecución es el reflejo del buen hacer del equipo de trabajo. La calidad del resultado es la respuesta de la vuelta al trabajo del oficio artesano innovador, respetuoso con los materiales y el saber de su ejecución tradicional escondida en el saber popular. La armonía entre los diferentes operarios de obra es lo que más me llamó la atención, todos trabajaban unidos en el objetivo final: “una casa de ensueño de calidad innovadora”. El arquitecto coordinaba y estaba con ellos a pie de obra. Entre los saberes de todos se llegaba a la solución óptima. El desarrollo de la obra es un EJEMPLO A SEGUIR por su ambiente creado, además del entusiasmo que cada operario demostraba al ser para ellos un reto de ejecución material al tratarse de encuentros singulares innovadores ejecutados por primera vez. La calidad de la obra se comprueba y se siente al darse un paseo por su parcela enmarcada en un entorno paisajístico maravilloso al borde del mar. Es la Punta de La Mona, La Herradura. (Ver fig21_Arquitecto y Constructor reunidos en una roca de la parcela).

 

 

Firma del arquitecto en la Casa Lucy. Principios del mes Septiembre de 2012.
 

 

MEMORIA TÉCNICA:
Arquitecto:         Ricardo Higueras de Cárdenas.
 Situación: Punta de la Mona - La herradura- Granada
Constructora:                                 
E.B.S., S.A. Euro American Building Sistems, S.A. (Constructor de Madera).

Construcciones Aranda C.B. Félix Aranda (Constructor).

Arquitecto Técnico:                       Juan José B. Jerónimo Bustos.
Electricidad y Sum. Eléctricos:     Gregorio de Haro Caballero.
Fontanero y Revestimientos Cobre: Francisco Milán Zajec García.
Pintor:                                              Joaquín Aragón Ruiz.
Cristales, Vidrios y Mosquiteras:    Aluvidrio “Andrés Giménez”.
Material de Construcción:        Carbonell.
Hormigón Impreso:                    Pavinsa.
Carpintería General:                  Vicente Justo Alba.
Fachadas Ventiladas:                 Canexel.
Jardinería:                                   Viveros La Herradura “Joaquín Parra”.
Acero Inoxidable:                      Chimeneas Campos SL.
Panel Solar:                                ACS energía solar térmica ERKO.
Impermeabilización:                 Alvarez Baena S.L.
Revestimientos-Suelo Vinilo:     Reyma.
Piscinas Proyectados:                Piscinas Soto SL.
Cubierta cerámica:                   FAVEMANC
Tarima de madera interior:       MAADERAs
Año:                                            2009-2012