Grupo Taller 1992-2017

 Mi "espacio" sobre el falso techo, colgado del techo,  para compatibilizar el trabajo, los estudios y las actividades constantes del Taller


Estudiando en la Escuela de Arquitectura de Madrid (ETSAM) en 1992, un grupo de más de 20 compañeros y amigos ideamos un espacio que permitiera una mirada "lateral" que empezaba a ser necesaria. Aunando las diferentes artes, el aprendizaje con los talleres prácticos y el trabajo, compartiendo las distintas disciplinas de  pintura, escultura, modelado, talla, carpintería, cerrajería, grabado, etc. desarrollando cursos sin parar... una escuela de las artes libre y auto gestionada donde aprendí todo de los compañeros, los diferentes materiales y su combinación, también  de la reunión de las artes escénicas y sus complementos (música, teatro, danza) creando todo ello por ósmosis, un estar vital que ayuda enormemente en la creación arquitectónica.


 

(Todo surgió de un enamoramiento, decidí redirigir la energía hacia algo constructivo).

 

Por entonces Uriel Seguí, Ciro Marquez y Virgilio Ameigeiras querían montar una nave común, ya existía "La Sede" en Atocha compuesta por un grupo movil con Alberto Alarcón, Juan Antonio Gorraiz, Ciro, Anika, Abasolo y Paco Castilla creo recordar pues yo no estaba, uniendo varios grupos activos de amigos de la ETSAM con Nuria Cerezo, Victoria Acebo, Elena Fons, María Grande, Juan Fernandez del Campo, Miguel Zumarraga, Casilda , Paco Centenera, Juan Laguna, Sol de la Cuadra, Eduardo Estrada, Jose María Sierra, Monica Rua, Diego Brieva, Manolo Sanchez Vera, Federico Palacios, Sandra Suarez, Javier Carchano y el grupo de los "antimanieristas" planteamos la idea a finales de 1992 como algo alternativo y necesario para nuestro aprendizaje como arquitectos y desarrollo que la escuela no contemplaba entonces.

 

 

Obtuvimos buena acogida desde la Escuela, los profesores y la propia dirección con Ricardo Aroca entonces director nos apoyaron y se implicaron, incluso con conferencias  permitiéndonos hacer un concierto-fiesta en la primavera de 1993, de 12 h en los campos de deporte de la ETSAM con dos escenarios, 24 Kw de sonido y 50 Kw de luz donde tocaron más de 9 bandas representativas de la música del circuito madrileño de entonces "La Nevera", "arena 69" "Los sentidos" entre otros buenos grupos. Había mercadillo, teatro, fuego, auto construcción, comida bebida, música y baile.

 

La fiesta nos costó 3.000.000 pts. que reunimos con algunos patrocinadores y vendiendo las entradas con antelación. Para explicar la idea a toda la escuela, montamos un gran salón doméstico abierto ocupando el centro del Hall de la Escuela durante un mes, confeccionado con cartón y muebles recuperados, muchos se acercaron. 

 

Con las 500.000 pts. de ganancias por la fiesta cogimos la Nave y pusimos en marcha la idea. 

 


 

La realidad superó a la ficción. En poco tiempo después del verano encontramos una nave de 428 m2 en el madrileño barrio de Tetuan, que se amoldaba perfectamente a nuestras necesidades, un espacio diáfano en zonas de gran amplitud con luz cenital, y guardaba otras en espacios de oficinas, dos, con acceso directo desde el portal y escaleras, con terrazas diferenciadas y un gran portón directo a calle, donde en los meses cálidos comíamos todos juntos a modo de zaguán abierto con las puertas de par en par a la calle, y en cambio durante los meses de invierno pasábamos un frío memorable.

 


 

 

Rápidamente se sumaron personas que consolidaron el Taller como Jesús Alido, Vito y Vida, Jesus Hernandez, Christoph Steffner, Marisa Fernandez, Miltos Kotsonis, Juan Catro, Paco Margolles, Elvira Oliva, sumando un número más o menos estable de unos 20 componentes. Divertidísimo

 

 

 

 

Han pasado 22 años, y decenas, cientos de artistas y estudiantes de todo el mundo han pasado por esas puertas, de China, Portugal Estados Unidos, India, Irlanda, Inglaterra, Polonia, Italia, Austria, Rumanía, México, Grecia... que han trabajado durante meses o años en la nave con gran intensidad, aprendiéndo todos de forma natural y creándose unas relaciones de amistad entrañables, también han participado un montón de grupos de música de calidad como "Las mágicas palas del blues" "Hierba roja" o componentes de "El Bicho" pasando por una larga etapa como centro reunión Flamenca, por su buena acústica atrayendo importantes cantaores de Barcelona

.. siempre compatibilizándolo con trabajos de "tablero" y taller de diferentes dimensiones, desde pequeños trabajos de enjarges, piezas medias trabajadas con cartón, hierro, piedra o tela, trabajos de caracterización espeluznantes y piezas de gran formato resueltos en piezas desmontables para pasar por la puerta de salida rumbo a sus destinos fuera del taller.

 

El Taller en sí mismo se hacía y deshacía por dentro en cada evento, un espacio en constante cambio, donde sobre la marcha se construían escaleras y terrazas con madera o cerchas metálicas soldadas, o simples cables tensores como los que sujetan la estructura del nivel donde dispuse mi zona de trabajo de aquellos años de universidad y fiesta, una conquista sobre el falso techo de la nave principal, con plataformas y pasarelas de madera, y que a la vez quedaba exento de los constantes cambios de debajo ..

 

 

 

 

Las historias que se han vivido aquí, los trabajos que han salido, los estudios, las personas... no cabrían en este blog.

 

 

 

 

Para mi fueron 15 años en este lugar tan especial de la Calle Cuevas 28. dedicado a convivir, trabajar y aprender muchísimo de las personas, los materiales, y las diferentes artes. Actualmente la Nave sigue adelante su propio rumbo...